Claves para el uso de Internet para un comercio tradicional.


El boom de las redes sociales está ofreciendo al comercio otra herramienta para conseguir llegar a un público cada vez más exigente y ávido de información.

Desde el punto de vista de un comerciante son varios los conceptos que a la hora de sacar rendimiento a su labor utilizando  redes sociales debería de tener en cuenta.
La primera labor es siempre pensar en el cliente:
¿Cómo encontrarán nuestra Web?
Una manera de conseguir dar a conocer la web es ofrecer esa información directamente en el comercio mediante una tarjeta de presentación, pero habrá que establecer un marketing propio que invite al cliente a curiosear en la tienda o escaparate virtual que has creado, para ello habrá que generar valores añadidos en ella y a ser posible diferentes a los que tengas en el establecimiento: descuentos mucho mayores por la compra en la web, regalo por inscribirse en la misma, utilización de sistemas en marketing de afiliados para conseguir publicitarla o incluso trabajar con fórmulas de network-marketing y utilizar todo un potencial de mercado creando bonos descuentos a presentar en la tienda física mediante un código generado, por ejemplo.
Todo esto aumentará un interés en la visita y además es una gran manera para poder hacer un CRM posterior.
Otro método es el email-marketing o incluso un video-marketing utilizando las redes sociales preparadas para ello.
Llegar a un público diferente al que ya tienes va a ser sencillo pues son millones de personas los que usan internet todos los dias y saber utililizar o contratar herramientas de marketing on-line para conseguir atraer a diferentes internautas a tu tienda on-line es aprovechar el sistema.
Existen técnicas que nos ayudan a ello, pero el escaparate de entrada  a tu web/blog (como el de un negocio) es lo primero que va a llamar la atención y hará que el cliente preste mas o menos atención a la web. ¿Te gusta este ejemplo?
Conseguir que sigan navegando e interesarse por lo que ofreces es tener en cuenta lo que buscan los que utilizan internet como herramienta de curioseo o información.



Generalmente lo que más se demanda en internet es la búsqueda de un precio para poder comparar con otros que seguramente ha visto en tiendas físicas, es decir, quiere información sobre el mercado.
Lógicamente se fijará en las ofertas, precios atractivos, novedades, propuestas o incluso sistemas de marketing a los que usted esté asociado (descuentos, promociones, afiliación... etc) que le inciten a continuar la navegación por las páginas y a participar con ellas también.

Una gráfica atractiva (diseño de la web) es muy importante, pues es tu tarjeta de presentación virtual.
Por otro lado el cliente tiene que confiar en el negocio y seguramente en alguien del mismo. Convencer virtualmente a un cliente es también otro logro a conseguir, así ofrecer datos concretos de los productos, del propio establecimiento, de las personas que hay detrás del mismo, incluso de los seguidores que el comercio tiene en las redes sociales es una interesante opción a presentar.

Las opciones de búsqueda de productos es otra de las cosas que no podemos olvidar, para ello facilitar una navegación sencilla y ordenada, mostrar siempre los productos más vendidos por la empresa  y por supuesto pensar que lo primero que desea conocer son las ofertas que les planteas.
Debemos siempre suponer que el cliente no tiene habilidades en la red, por esto hay que ser claro y ofrecerle un sistema muy sencillo de búsqueda y de navegación.

El cliente tiene en Internet su propia herramienta para comparar, y así busca esos productos o servicios que ya ha encontrado o ha visto en comercios tradicionales con la intención de informarse.
También sabe que debe de asumir unas serie de costes añadidos al precio de los articulos, el del envío y  el hecho de tener que confiar en la empresa que se lo está ofreciendo.
Ambas cosas (transporte y confianza) las sopesará el cliente en función de la oportunidad de ahorro que consigua con su compra pero también con otras que generan valores añadidos diferentes al precio.

El cliente va a desear conocer cómo va a ser esa compra, es decir, cómo la tiene que solicitar, qué formulario ha de completar, cuanta información se le esta solicitando (datos propios), que tipo de envio y plazos de entrega existen.
Nuestra imagen profesional en este aspecto será valorada en mayor o menor medida según las facilidades que le ofrecemos de cara a poder cerrar su compra.

Ofrecer alternativas al pago es una gran solución, si por ejemplo nos interesa reforzar sistemas de pago inmediato (tarjeta, ingreso en cuenta) no estaría demás ofrecer un valor añadido por ello (bien en forma de regalo o un detalle, o incluso reduciendo el precio final.

Otras ideas son el hecho de facilitar la financiacion de su compra, es una posibilidad que debemos contemplar y que no está muy desarrollada.

Pero innovar es también implementar valores añadidos, pues obtener una respuesta continuada es cuidar al cliente y conseguir que vuelva, así el hecho de poder hacer tu propio club de clientes, el poder ofrecerles regalos, detalles u otro tipo de compensaciones (créditos para futuras compras) son sistemas que gusta de utilizar por los internautas, no debemos tampoco olvidarnos que la interacción es una de los sistemas que mejor funcionan, de ahí el éxito de las redes sociales.
Nosotros, que estamos en casi todas, creemos en el marketing cooperativo a través de sistemas en  networking, y tras analizar varias ideas interesantes, nos hemos decantado por SITETALK.